JUEGA DE GREEN A TEE Y NO AL REVÉS (ESTRATEGIA)

Son muy pocas las personas que a la hora de llevar acabo la práctica del golf utilizan una estrategia de juego adecuada, aunque si, son muchos los que al finalizar una ronda del golf comentan los golpes que les han sobrado y que podrían haber evitado.

Nuestra propuesta de esta semana se centra en la estrategia sobre como atacar un Green y aprender hacerlo de forma inteligente y estratégica para reducir al máximo posible el número de errores. Por tanto proponemos que a la hora de enfrentarse a un nuevo hoyo a medida que va avanzando por el campo, mentalmente juegue el hoyo de Green al Tee, es decir, del revés.  (Tengan en cuenta que este método estratégico lo describimos en este blog como si estuviéramos jugando un par 5, ya que conlleva un mayor número de golpes jugarlo, pero esta forma de pensar es aplicable a pares 3 y 4)

¿Dónde entra la estrategia en este planteamiento?

Para comprender nuestra forma de abordar el “Green al Tee”  es importante conocer la velocidad del campo y de los greenes  ya que esto afectara a nuestra forma de atacar una bandera, sabiendo escoger que golpe usar y a que zona de Green apuntar para dejarnos una posibilidad buena de puttear y conseguir embocar nuestro golpe.

La mayoría de jugadores no tienen en cuenta dichas condiciones y simplemente juegan golpes, a veces imposibles, atacando la bandera desde cualquier punto y buscando dejar la bola lo más cerca posible del hoyo, es entonces cuando al llegar al Green, nos damos cuenta de que nuestra estrategia no ha sido la adecuada y nos encontramos los siguientes casos.

Tenemos un putt de dos metros cuesta abajo y con una doble caída, es entonces cuando hubiéramos preferido no apuntar directamente a bandera y quizás hubiera sido mejor apuntar a una zona plana o que incluso nos hubiéramos  dejado un putt cuesta arriba, aunque sea de 5 metros.

Otro caso por ejemplo, al llegar a Green vemos que nuestra marca de aterrizaje está a 30 centímetros del hoyo, pero por no haber tenido en cuenta la velocidad del Green la bola no ha parado de rodar y ha acabado incluso fuera del Green, otra vez nos encontramos con un golpe extra que hubiera sido fácil de evitar si hubiéramos escogido pegar un golpe apuntando al principio de Green y que la bola hubiera entrado suavemente por inercia.

Esto son solo muestras de casos reales a los que muchos golfistas se han enfrentado o han visto a sus compañeros de partida tener que resolver esos errores.

Es importante saber las condiciones del campo para que incluso antes de haber pegado nuestro golpe de salida, ya sepamos como queremos entrar en el Green del hoyo que estamos jugando, una vez afianzada nuestra estrategia esto condicionara la selección de golpes y palos que habremos utilizado anteriormente para preparar nuestra entrada a Green.

En la próxima entrada del blog hablaremos del golpe LAY UP y de su importancia de realizarlo correctamente y cómo hacerlo.