¡Hoy jugamos! (Calentamiento de calidad)

En la actualidad vivimos en una sociedad donde la sensación de urgencia está presente en nuestro día a día. Corremos a todas partes y autogeneramos un estrés innecesario para nuestro cuerpo, es entonces cuando aparecen los problemas físicos, las contracturas y estados anímicos no deseados. ¿Os resulta familiar? “tengo que buscar un buen fisioterapeuta” y luego pensáis, “pero si no hago grandes esfuerzos para tener la espalda tan cargada”, o “este dolor de hombros me está molestando, creo que he dormido en mala postura”.

Si ya de entrada somos conscientes que a veces hay que pisar el freno y abordar nuestra vida con otra perspectiva, para que nos resulte más fácil y tener mejor calidad de vida, en la práctica de golf hay que seguir un proceso parecido para poder sacar nuestro juego A, nuestra mejor versión como golfista, donde cuerpo y mente estén conectados de forma armónica.

Sabemos que el golf es un deporte que demanda muchas horas para poder jugar una ronda completa, pero quizás a veces interesa jugar menos hoyos y hacer un buen calentamiento que bajarse del coche corriendo y hasta el hoyo 7 no sentirte cómodo e irte frustrado a casa. Quizás interesa más, madrugar un poco e ir a prepararte para tu ronda de golf. Os garantizo que vuestro cuerpo os lo agradecerá.

Los jugadores de élite acuden a sus rondas competitivas, algunos hasta 1h o 1h.30min antes para analizar su cuerpo, comprender como están ese día e iniciar su rutina de calentamiento con una pequeña tabla de estiramientos suaves y posteriormente pasar a calentar pegando bolas, pero con coherencia.

En este post de hoy os recomendamos la siguiente forma para establecer una buena rutina de calentamiento.

  1. 5 min de estiramientos (activos) Separando nuestro tronco superior del inferior. Trabajando brazos, piernas, espalda y cuello por separado.
  2. Muchos golfistas profesionales empiezan “putteando” para incrementar su nivel de confianza viendo entrar la bola en el hoyo y jugando con las distancias. Esto permite a la mente ir entrando poco a poco en un estado de alerta y aumenta nuestra concentración.

20 putts. Entre largos y cortos.

  1. Juego corto. Tras unos cuantos putts podemos incrementar la dificultad y exigencia a nuestro cuerpo con el juego corto. Bunker, chip, rodados, pitch son tipos de golpes que exigen un buen control y ritmo y por ello es bueno hacerlo después de haber estado en le putting Green, donde nuestra mente ya ha tenido tiempo de concentrarse y de esta forma ayudamos a que nuestra unidad motora encuentre un equilibrio perfecto y nos vaya dando pistas sobre cómo nos encontramos.
  2. Al campo de tiro. Ahora que estamos “pensando en golf” podemos subir el nivel y acudir al campo de tiro para pegar golpes con nuestros hierros, maderas y drivers. Es importante recordar que estamos CALENTANDO, es muy difícil evitar el  querer arreglar nuestro swing cuando nos ponemos a pegar bolas. Pero hoy es un día en el que jugamos y si pegamos bolas es para ver hacia qué lado “fallamos” más hoy, o si le estamos pegando algo más fuerte o menos fuerte a la bola, o si por la calidad del día sea verano o invierno las bolas vuelan más o menos. LAS CORRECIONES DEBEMOS HACERLAS EN UN DÍA DE ENTRENAMIENTO. Hoy solo buscamos a nuestra mejor versión golfista y salimos al campo con nuestras habilidades lo mejor afinadas posibles, ya corregiremos errores otro día, si los demás quieren ganar, primero tendrán que vérselas con nuestro mejor juego.

Para finalizar este post, aprovechamos para incluirles un pequeño video como ejemplo para que puedan ver como nuestro gran Sergio García lleva acabo su propia rutina de calentamiento y de esta manera nuestra tabla anteriormente descrita tengan para todos mayor sentido.

https://www.youtube.com/watch?v=MpmosBSq0bs

Les animamos a que si tienen alguna sugerencia, duda o curiosidad se animen a escribirnos para publicar sobre cualquier tema que deseen. Muchas gracias.